Valquejigoso, vinos puro terroir e identidad

Publicado el 6/07/2017 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

Viñedo de Valquejigoso

Son vinos de Madrid, no adscritos a la DO, de gran complejidad, profundos en su aroma, sabrosos y larga guarda.

La bodega Valquejigoso, cada vez más conocida entre el público madrileño y foráneo, pasa casi desapercibida dentro de una finca impresionante de casi 1.000 hectáreas repleta de quejigos, árbol de la familia del quercus como la encina o el roble, por lo que siempre ha sido conocida como Dehesa de Valquejigoso (Valle de Quejigos), adquirida en 1986 al conde de Caralt por la familia de Félix Colomo, su actual propietario.

Ubicada a unos 45 km de Madrid, en el extremo sur del municipio madrileño de Villamanta en dirección a Méntrida, su tan particular orografía, con laderas levemente onduladas, la múltiple y variopinta composición de sus suelos, que facilita las diferentes orientaciones de plantación y la diversidad de variedades tintas y blancas de su mimado viñedo de 49 has, ha permitido a su enólogo Aurelio García elaborar vinos de gran complejidad, profundos en su aroma a sotobosque, sabrosos y perdurables en el tiempo.

Vinos meditados, con unos valores y una filosofía muy apegados al terruño, trabajando a lo largo de todo el año la idiosincrasia de las diferentes microparcelas del viñedo con distintas prácticas vitícolas, bajo el máximo respeto por el entorno, a fin de obtener su óptima expresión.

 Valquejigoso V2

Junto al Valquejigoso V1 –“auténtica joya” de la bodega, únicamente se produce en años excepcionales donde los hados de la naturaleza se alinean y muestran una perfecta sintonía con el viñedo–, la otra gran estrella es Valquejigoso V2.

De entre las 69 parcelas diferenciadas de variedades tintas que componen su viñedo (cabernet sauvignon, cabernet franc, merlot, petit verdot, syrah, tempranillo, garnacha, graciano y negral) se seleccionan cada año los mejores vinos para el ensamblaje final del V2. Cada añada, los varietales y porcentajes utilizados en la mezcla definitiva suelen ser distintos a tenor de las diferencias climatológicas y el correspondiente comportamiento desigual de las variedades.

Sólo aquellas que alcanzan una perfecta maduración son incluidas en el ensamblaje final del V2, mostrando así la máxima expresión mineral del suelo y manteniendo el carácter propio y singular de las uvas del viñedo del que proceden. Precisamente, el año pasado, el V2 2008 fue elegido como unos de los 100 mejores vinos del mundo, según la prestigiosa revista americana The Wine Enthusiast.

 Dehesa Valquejigoso

Es, con palabras de Félix Colomo, “el vino para todos los días”. Sus uvas proceden de parcelas con suelos profundos donde la base son arenas graníticas, de forma que la capa de arcilla, situada a 1,50 metros de profundidad de media, retiene la necesaria humedad para regular el estrés hídrico de la planta de forma natural. Un vino de un gran carácter mineral, elegante y muy equilibrado.

Al igual que en Valquejigoso V2, en cada añada los porcentajes de las variedades que conforman este vino varían.

 Mirlo Blanco

Realmente su nombre hacer honor a este espectacular vino blanco. En Valquejigoso, el viñedo de variedades blancas (sauvignon blanc, viognier, albillo real y moscatel de grano menudo), plantadas en 2005, se ubica en la zona más fresca de la finca, junto a un pequeño arroyo y con unos suelos arenosos y profundos. Dichas variedades se combinan para crear un vino de empaque bajo el mismo concepto que el resto del clan Valquejigoso: gran personalidad, longevidad y carácter exclusivo.

 

 

 

 

 

Añade tu comentario