La gamba roja de Denia, a un click

Publicado el 24/02/2015 por CBD - Comentarios (0)

GAMBAS rojas

La valorada gamba roja de Denía, en pleno auge de recetas en Denía en estas fechas, se puede comprar a través de una web on line que consigue un precio de la lonja a subasta.

Mientras hoy 24 de febrero se celebra el 4º Concurso Internacional de la Gamba Roja de Denia, cualquier enamorado de la mejor gamba del Mediterráneo la tiene a su alcance por vía on line.

La Gamba Roja es una nueva tienda online que pone a disposición una comparativa de los precios en subasta de la gamba roja. Cuentan con precios especiales para hostelería y profesionales, pero ahora es posible para particulares con toda la seguridad de un envío fresco y rápido a través de Seur. El proceso on line empieza eligiendo primero la cantidad de gamba roja que queremos y seguidamente la empresa se encarga de conseguir el mejor precio de la lonja de Denia. Podemos comprobar que por gambas de calibre I el precio medio por 20 gambas es de 159€/kg, o que por 30 gambas de calibre II, el precio es de 109/kg.

Este crustáceo que vive en fondos fangosos es pariente del camarón y el langostino, aunque suele ser más pequeño en tamaño que este último, y su cuerpo es más ancho y sus patas son más largas. La gamba de Denia es la misma que la de Palamós y Garrucha pero hay muchas voces que declaran diferencias de sabor y salinidad. Se trata de la misma especie en todos los casos, aunque la de Garrucha es un poco mayor y se la denomina gambón.

Su apreciación en el mercado ha crecido ante la disminución de las capturas. Los precios han subido tanto por la demanda que pueden llegar a alcanzar más de 100€/kg, hasta 260€ como se llegó a pagar por unas gambas de Denia en 2006. Otro de sus valores añadidos o misterios es que es una especie que desaparece y vuelve cada 10 años al Mediterráneo.

La web recomienda consumir la gamba una vez recibida lo antes posible y cocerla inmediatamente. Se ponen a hervir las gambas al punto de sal (60 gramos/litro), al estilo de Denia, y se van cociendo por tandas para no apelmazarlas. Después se sumergen en agua helada para mantener su frescura y tersura.

 

Añade tu comentario