Tío Pepe Finos Palmas 2019, excelencia jerezana

Publicado el 5/12/2019 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

CATA TIO PEPE FINOS PALMAS

Nueva saca de ‘las edades’ del fino de Jerez más universal, Tío Pepe, de González Byass. Auténticos tesoros.

Grandes dosis de sabiduría desprende la Colección Tío Pepe Finos Palma 2019 de González Byass. Desde la elegancia e intensidad conseguida en Una Palma y la extraordinaria evolución y potencia del Dos y Tres Palmas, hasta alcanzar lo sublime con el Cuatro Palmas, Mejor Vino del Mundo según el prestigioso International Wine Challenge.

Excelente logro pese a los vaivenes climatológicos del pasado año, con un invierno cálido, seguido de un verano muy fresco, circunstancias que han determinado que la flor tuviera gran actividad y se mantuviera constantemente. Para esta nueva saca, tras una preselección entre más de 600 botas, Antonio Flores, enólogo de González Byass, ha contado con el apoyo de Peter Liem, reconocido experto a nivel mundial en vinos de Jerez, persiguiendo un único objetivo: encontrar y marcar a tiza determinadas botas con Una, Dos, Tres y Cuatro Palmas, en función de los matices, su singularidad y grado de vejez del vino.

Tío Pepe Una Palma. La salinidad del suelo de los pagos de Macharnudo y Carrascal es pura expresión en este fino elegante, intenso, sápido y mineral, “con una boca muy integrada y aromas a levadura, panadería, sal, frutos secos. Concentración de lo mejor de Tío Pepe”, en palabras de Antonio Flores. La solera, con más de 6 años de crianza biológica, la componen 139 botas de las que se han seleccionado tres: la nº 79, 95 y 96 de la Bodega Tío Pepe, y se han embotellado 3.000 botellas.

Tío Pepe Dos Palmas. Fino de larga crianza bajo velo de flor durante ocho años que representa la simbiosis perfecta entre suelo y velo. Para esta solera se han seleccionado las botas nº 28 y 78 de un total de 148 de la Bodega Tío Pepe. Se han embotellado 2.000 botellas.

Tío Pepe Tres Palmas. El ‘favorito’ de Antonio Flores, un fino amontillado en el que la flor empieza a perder su nutriente. Precisamente los 10 años de envejecimiento en contacto con ella le confieren un carácter único. Potentísimo en boca, con aromas a madera, frutos secos, flor de manzanilla, vainilla. Solo una bota, la 38 ha sido seleccionada de entre las 149 de la solera histórica de La Constancia. Un millar de botellas embotelladas.

Tío Pepe Cuatro Palmas. Amontillado viejísimo con 52 años de envejecimiento, Complejo, intenso, afilado, con aromas a madera, frutos secos (nuez, avellana), muy elegante en nariz y potente en boca. “Increíble para la edad que tiene”, declara con orgullo Antonio Flores. Una deliciosa joya en finura y elegancia, que sigue manteniendo el origen (la albariza) con su más de medio siglo. Procede de una única bota, la nº 5 que envejece en La Constancia Solera Museo. Se han embotellado 500 botellas.

Añade tu comentario