Tintos estrella para estar a la última

Publicado el 2/12/2014 por Maite Corsín - Comentarios (0)

vinos-daniel-horacio

Los tintos más actuales ahondan en lo ecológico y la altitud, pura comidilla en la vinoteca.

Son la nueva hornada de tintos que han deslumbrado en este año por su concepción artesana, por respetar la esencia de sus regiones aunque sean las clásicas, y por sacar el mayor provecho a sus uvas antiguas y locales. Garnachas viejas y tempranillos se refinan hasta el infinito para poder beberse en las mejores mesas, o para ser el mejor regalo de estas fiestas. Sus autores, visionarios de viñas ancestrales han producido vinos que explotan la factura habitual pero que pasan a la historia como fruto de un laboreo exquisito, sin parangón en otras viñas europeas y del mundo.

 

Bernaveleva Carril del Rey 2012 (DO Vinos del Madrid)  24€

Bernaveleva

Una de las bodegas más prometedoras de Madrid se ha especializado en vinos de finca para sacar todo el provecho de las uvas locales como la tinta morenillo, la albillo o la garnacha.  Este tinto a base de garnacha es de la finca del Carril del Rey que da lugar a una uva más lenta en su maduración pero más honda en sabor, con una edad de 75 años y plantada sobre suelos de granito, los propios de la zona de San Martin de Valdeiglesias. La bodega que tiene en su logo a un toro de Guisando y a Luisa, la hija del antiguo dueño, atestigua todo un manifiesto natural y ecológico en el viñedo, así como en la bodega, donde permanecen los vinos en barricas el tiempo que la fruta lo pida.

 

Breca 2012 (DO Calatayud)  12€

Bodegas Breca (Jorge Ordoñez)

De la misma bodega que Garnacha de Fuego y bajo el paraguas del grupo Jorge Ordoñez, nace un vino de viñas viejas (más de 80 años) de las mejores garnachas de Calatayud, sostenidas a una altitud de 900 metros que invaden de frescura, complejidad y mineralidad estos vinos nacidos de suelos de arcilla y pizarra descompuesta. Un milagro que apenas se noten los 16 grados que tiene por su elegancia y frescura misteriosa. De este vino, dijo el gurú americano Parker que era el vino más impresionante que había probado y a este precio, y más aún, de las últimas tres décadas.

 

Dominio del Aguila 2010 (DO Ribera del Duero)  45€

Dominio del Aguila

Este tinto fino es una vuelta de tuerca a los vinos de Ribera del Duero, fruto de la maestría del joven Jorge Monzón que le gusta denominarse vigneron, olfateador de viña y terroir, más que de enología en bodega. De su trabajo anterior por las bodegas Romanée Conti, Vega Sicilia o Arzuaga ha extraído su propio estilo de hacer vinos y que aplica en sus viñedos de La Aguilera (Burgos) de donde extrae vinos finos, ecológicos, trasparentes y a la antigua usanza, pisados en un lagar o fermentados en depósitos de hormigón. Un tipo de vinos que pretenden ser finos para beberse en cualquier momento desde que se abren ahora, o que puedan sorprender igualmente dentro de muchos años. Este es su reserva estrella que envejece 30 meses en barrica, a la que en la zona llaman cubillo de roble. Su otro tinto joya: Canta La Perdiz, con 40 meses, no le hace sombra.

 

Dominio do Bibei 2011 (DO Ribeira Sacra)  36€  

Dominio do Bibei

De los sobrecogedores paisajes de Manzaneda en pura orientación vertical, esta bodega que cuenta con ases enológicos como Sara Pérez y René Barbier, han sacado jugo a la pizarra, al granito, cuarzo… y a un sinfín de suelos elevadísimos y que miran al Duero, sobre los que yerguen uvas 100% autóctonas como la brancellao, la caíño, sousón o la mencía. Este tinto sólo lleva brancellao, un rara avis en la península por ser esta variedad de escasa productividad y a punto de extinguirse, si no fuera por los contados ejemplos en Ribeiro o Valdeorras.

 

Las Beatas 2011  (DO Ca. Rioja)

144€

Cía. de Vinos Telmo Rodríguez

El vino con botella borgoñona y sello de lacre del grupo formado por Telmo Rodríguez y Pablo Eguzkiza, nace en Briñas, en pleno corazón de La Rioja Alta originario de una viña reconstruida en nuevas terrazas con distintas orientaciones y variedades riojanas. El término de Las Beatas con apenas 2,5 hectáreas, pone nombre a un vino que recoge el guante de recuperar viñas perdidas, viñas en vaso y una viticultura tradicional tan poco habitual en La Rioja. El tinto acompaña al trio de las marcas Lanzaga y LZ elaboradas en la zona de Lanciego.

 

 

Thalarn 2012 (DO Costers del Segre)  29€ 

Castell D’ Encus

Un syrah que crece a más de 1.000 metros en los Pirineos es un vino extraño, y más si es respuesta a un proceso de investigación que no tiene miramientos por dejar macerar el vino en distintos materiales, desde los lagares de piedra que se aprovechan en las piedras esculpidas naturales que forman esculturales pedernales en el paisaje rodeado del bosque de Talarn, en Lleida. El tinto forma parte de la línea de vinos varietales dominada por los blancos que nació con pretensiones de luchar contra el cambio climático y que hoy es una excepción nacional a la norma. El otro tinto de la bodega es el pinot noir Taleia, una cepa que a estas cotas ofrece más finura, color y aromas que las borgoñonas.

Añade tu comentario