Salmón Gurú, el “a por todas” de Diego Cabrera

Publicado el 21/09/2016 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

SALMÓN GURU

Diego Cabrera, el “revolucionario” de la coctelería madrileña vuelve con más fuerza que nunca con su Salmón Gurú.

El siempre incombustible bartender Diego Cabrera, respaldado por sus socios de Twist de Naranja, vuelve al gran escenario de la coctelería madrileña por la puerta grande con su nuevo proyecto Salmón Gurú, en pleno centro capitalino. Una rompedora coctelería en la que su artífice ha querido “huir de lo obvio” tanto en la elección del nombre como en la concepción del espacio y la oferta del mismo, porque, en su opinión, “a través del conocimiento exhaustivo del mundo de la mezcla y siguiendo un camino propio, alejado de modas y corrientes, pretendemos dejar nuestra huella en el mundo”.

Huella que queda claramente marcada desde la propia entrada, concebida como una antigua licorería repleta de botellas añejas originales, cubiertas incluso por una respetable pátina de polvo. Tras unas cortinas llegarás a la zona de barra, inspirada en el club neoyorquino de la década de los años 60 con bancadas corridas, terciopelos, butacas de caña y una tonalidad imperante en los coches de carreras británicos: el British Racing Green, verde clásico de los McLaren, Jaguar o Aston Martin. En esta zona podrás disfrutar de los auténticos best sellers de la coctelería de Diego. Una selección de 25 clásicos, junto a otros de nueva inspiración, más otras creaciones cocteleras sin alcohol, sofisticadas mezclas con champagne e incluso su cerveza de marca propia Salmón Salvaje.

El siguiente espacio, planteado casi como un “altar de ceremonias” es la coctelería de autor –estética y conceptualmente la más hipnótica, con su gran neón de Schweppes en homenaje al icónico cartel que corona la Gran Vía madrileña–, oficiada por el gran maestro de ceremonias Diego que actúa como anfitrión, recomendándote según tus propias apetencias o estado de ánimo y dando rienda suelta a todo su acervo creativo en vivo y en directo, al que sólo podrás acceder con reserva previa.

Por si este espectáculo no fuera suficiente, todavía nos queda el piso inferior con cuevas bicenterias de ladrillo visto, en el que te encontrarás con una “carta negra” de espirituosos, con ediciones muy limitadas, rarezas (como el whisky Royal Lochnagar 30 Year Old), marcas que no se comercializan en España, referencias que ya no se elaboran (por ejemplo, el vodka Tanqueray Sterling) o que proceden de destilerías que ya no existen (como un Port Ellen del 74, cuya destilería en la isla escocesa de Islay cerró en 1983) y auténticas joyas como un Hennessy Richard, uno de los cognacs más exclusivos del mundo.

Añade tu comentario