Salamanca y sus “gozos” gastronómicos

Publicado el 15/03/2017 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

PLAZA MAYOR SALAMANCA

Salamanca esconde múltiples atractivos gourmet que te invitan a paladearla con los sentidos muy bien despiertos.

Salamanca no solo ofrece uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura civil barroca, su Plaza Mayor, sino que entre sus calles de incierto trazado preñadas de historia y cultura se desliza un vivaracho espíritu que derrama recogimiento o alegría, mesura o atrevimiento y exhibe con tanto orgullo como osadía un “alma gastronómica” digna de descubrir.

DÓNDE COMER

En este arte del buen vivir, Las Tapas de Gonzalo, en la mismísima Plaza Mayor –versión más desenfadada del pionero El Mesón de Gonzalo, ambos comandados por el restaurador Gonzalo Sendín– demanda una justificada pausa para restaurar el cuerpo y el alma. En su concurridísima barra, no dejes de probar las crujientes patatas bravas servidas sobre una deliciosa salsa picante y alioli, para subir seguidamente a su comedor, ubicado en la primera planta, con unas espectaculares vistas de la plaza desde sus balcones, y entregarte con devoción a clásicos de su cocina como el pulpo braseado con crema templada de patata, las manitas de cerdo deshuesadas con boniato trufado y Oporto, ganadoras del Campeonato Nacional; o sus mollejas de lechal encebolladas. Entre sus obras de arte culinarias también se encuentran el atún rojo vuelta y vuelta con toques orientales o la hamburguesa XL de vaca morucha, raza autóctona salmantina. Y como dulce colofón, resultan imprescindibles la torrija de brioche bañada en chocolate blanco y helado de yogur búlgaro o el bizcocho de chocolate sobre una base de crema catalana. Precio medio: 35-40€.

Muy cerca de la iglesia de San Benito y de la Universidad Pontificia, se encuentra el restaurante gastro-bar Oroviejo, apelación que rememora el color característico de la piedra salmantina procedente de Villamayor cuando amanece o cae el sol, y referencia obligatoria para saborear en su sala abovedada el cordero lechal, el cabrito o el tostón asados en su horno de leña. Y por supuesto un exquisito entrecot o solomillo de ternera de La Valmuza, también terminados en el horno, lo que les aporta un sabor muy sugerente. Tampoco dejes de lado sus sabrosas croquetas de rabo y el soberbio tataki de atún. Precio medio: 40-50€.

Otra opción para salivar en abundancia es el restaurante Víctor Gutiérrez, frente al Palacio de Congresos y Exposiciones, avalado por la estrella Michelin mantenida desde 2004, por lo que es la más longeva de todo Castilla y León. Una experiencia irrepetible, fruto del alma española y corazón peruano de su chef, empeñado en mantener una cocina en la que el mejor producto se alía con una técnica vanguardista para ofrecer dos propuestas de menús-degustación denominadas Raíces 1 (65€ sin IVA) y Raíces 2 (95€ sin IVA). También dispone de carta de temporada.

DÓNDE DEGUSTAR EL MEJOR HELADO, CAFÉ O UN BATIDO

Bajo el cobijo de los soportales de la Plaza Mayor en este centenario café, políticos, artistas o escritores y pensadores como Miguel de Unamuno, Agustín de Foxá, Carmen Martín Gaite y Gonzalo Torrente Ballester –quien se ha perpetuado en forma de estatua en el lugar que solía sentarse–, fueron clientes asiduos del Novelty. Un lugar pleno de nostalgia y de ecos de la historia de Salamanca, un punto de encuentro donde podrás degustar una apabullante paleta de helados artesanales, como el de chocolate con naranja amarga o el de queso con arándanos.

Si buscas un lugar especialísimo, no dudes degustar un café o un refresco en la cafetería de Casa Lis, precioso palacete de principios del siglo XX convertido en museo de art nouveau y art déco, contemplando sus mágicas vidrieras. Paséate tranquilamente por sus coquetas salas disfrutando de sus excepcionales colecciones de joyas, vidrios iridiscentes, exquisitos muebles, muñecas de porcelana francesa del siglo XIX… y asómate a su patio central iluminado por otra espectacular vidriera cenital que, por sí misma, ya merece la visita.

Aunque la pátina de otra época también se percibe en el mobiliario y atmósfera del Mandala, el signo de los tiempos se impone con bullicio y jolgorio. La gente joven, ya sea estudiante o no, marca el ritmo en este paraíso de zumos, batidos, cafés, tés y diversas infusiones. 45 batidos combinados, 54 zumos o 15 tipos de cafés conviven en la carta. La calidad, los precios, la música, el ambiente campechano y mestizo hacen el resto. Marcadamente ecléctico, en el Mandala pulula lo retro, la psicodelia, el pop y hasta lo caribeño.

DÓNDE TOMAR UNA COPA

Su nombre, Cum Laude, no puede ser más universitario. Vigas de madera, imponentes columnas, arquerías realizadas íntegramente en piedra de Villamayor con los rostros esculpidos de Mick Jagger, Elton John, Freddie Mercury o Elvis Presley, entre otras leyendas de la música, conforman el lúdico “claustro” de la pista bailona de este pub, muy próximo a la Plaza Mayor, en plena calle Prior. Un curiosísimo lugar –que mima con celo un secreto–, cuidado hasta el más mínimo detalle, para iniciar la “noche salmantina” con una copa muy bien servida.

QUÉ COMPRAR

Riquísimos embutidos ibéricos de la DO Guijuelo ofrecidos por el clan familiar Mulas en sus tres carnicerías salmantinas, una de ellas en la misma rúa Mayor. Aprovecha asimismo para hacer acopio de su propia raza de bovino, una carne de gran sabor y calidad como la ternera de La Valmuza, alimentada con pastos secos en las dehesas salmantinas, en la zona denominada Campo Charro. Disponen de venta online.

Añade tu comentario