Ron Botran, “magia” en tu paladar

Publicado el 16/09/2017 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

Chichicastenango Swizzle_RonAñejoBotran

Ron Botran evapora nuestro síndrome postvacacional con 7 deliciosas propuestas cocteleras que nos invitan a descubrir la magia y el encanto de Guatemala, país íntimamente vinculado a la producción de este magnífico ron.

A través de estos 7 riquísimos cócteles, Ron Botran quiere que imaginemos mediante un viaje pleno de color y sabor algunos de los rincones más representativos de Guatemala, el país originario que, durante el siglo pasado, los cinco hermanos Botran descubrieron y les llevaron a asentarse en él como centro neurálgico de la producción de estos impresionantes rones añejos.

Quetzaltenango es la segunda ciudad más importante del país, y el lugar donde se añejan los rones Botran. Sólo dos de los volcanes de Guatemala cuentan con una laguna en el cráter y uno de ellos se encuentra ahí. Se trata de Chicabal, un lugar sagrado para los mayas. Inspirándose en el sosiego del lugar, proponen disfrutar de La Laguna, un cóctel intenso, largo y complejo, elaborado con 6 cl de ron añejo Botran 18 años, 2,25 cl de licor de cereza, una cucharadita de Dram licor, un toque de angostura y twist de naranja.

Sin duda los hermanos Botran debieron quedar impresionados con la grandeza del lago Atitlán. Rodeado de volcanes, este precioso lugar esconde un secreto, que los lugareños conocen bien. El viento Xocomil, a partir de media tarde, agita con fuerza el lago y hace que se intensifiquen las olas. Por ello apuestan por disfrutar del paisaje en una hora más tranquila, la del aperitivo, con un cóctel que adopta el nombre de este temido viento. Xocomil combina 6 cl de ron añejo Botran 12 años con 2,25 cl de zumo de lima, 3 cl de zumo de piña, 1,5 cl de vermut seco y 3 cl de azúcar líquido.

En Antigua Guatemala se encuentra “La Casa del Ron”, enclave privilegiado donde degustar las mejores creaciones a base del ron patrio. Pero sin duda, el punto más visitado de Antigua es el Arco de Santa Catalina que da nombre a un cóctel elaborado con 6 cl de ron añejo Botran 8 años, 3 cl de puré de fruta de la pasión, 1,5 cl de zumo de lima, 2,25 cl de azúcar líquido, 1,5 cl de licor de cacao y una rodaja de fruta de la pasión para decorar.

El viaje por el sabor de Guatemala nos transporta hasta el departamento de Izabal, donde se encuentra una de las primeras áreas protegidas del país. El río Dulce se extiende por más de 40 kilómetros llenos de manglares y ecosistemas acuáticos. Un canto a la vida que revierte en un cóctel homónimo que es todo fuerza, frescor y vitalidad realizado con 4,5 cl de ron añejo Botran 8 años, 1,5 cl de zumo de lima, 3 cl de puré de pitahaya roja, 2,25 cl de azúcar líquido  y un top de soda de sandía.

Los jueves y los domingos Chichicastenango se convierte en una de las muestras más representativas de la fiesta que suponen los mercados en el país. Telas típicas, frutas de temporada, artesanía… Colores, sabores y aromas que se han querido reflejar en Chichicastenango Swizzle, un cóctel fresco y afrutado, elaborado con 6 cl de ron añejo Botran 8 años, 2,25 cl de zumo de lima, 2,25 cl de azúcar líquido, 3 cl de puré de melón, 6 cl de puré de papaya y dos toques de angostura.

Cerca de la frontera con México se alzan los imponentes 4.200 metros de altura del Tajumulco, el volcán más alto de Guatemala y de Centroamérica. Un volcán extinto, que hacen “revivir” con un cóctel sutilmente ahumado. Elaborado con 4,5 cl del más maduro de los rones añejos Botran, el de 18 años, 4,5 cl de puré de piña asada con canela y jengibre, 1,5 cl de azúcar líquido y 1,5 cl de zumo de lima.

El viaje llega a su fin, con otra visita imprescindible, al Parque Nacional Tikal, la reserva cultural y natural más famosa de Guatemala. Un parque que alberga la ciudad maya más grande encontrada hasta hoy, La Ciudad Perdida. Un colorido cóctel, elaborado con 6 cl de ron añejo Botran 8 años, una cucharadita de Jerez, 2,25 cl de puré de manzana verde, 2,25 cl de puré de aguacate, 1,5 cl de zumo de lima, 2,25 cl de azúcar líquido y un toque de bitter de cardamomo. Se decora con una flor comestible.

Añade tu comentario