Pegaso, carácter firme del terruño

Publicado el 24/10/2019 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

Pegaso Granito 2015

Excepcionales vinos de garnacha negra, fruto de una viticultura radical y heroica en la sierra de Gredos.

Bajo el nombre de uno de los equinos más célebres de la literatura universal Pegaso, se encuentra uno de los proyectos más radicales de un hombre clave en la historia reciente del vino español, Telmo Rodríguez quien, junto a su socio Pablo Eguzkiza, ha conseguido situar su Compañía de Vinos Telmo Rodríguez en primera línea internacional, elaborando vinos en Navarra, Arribes del Duero, Rueda, Málaga con su apoteósico Old Mountain, Ribera del Duero, Toro, Rioja, Cebreros, El Bibei (Ourense)… a partir de 355 pequeñas parcelas en propiedad, lo que se traduce en unas 80 hectáreas y 43 variedades de uvas autóctonas. “A estas alturas reconozco –afirma Telmo– que hemos tenido mucho mérito. Empezamos sin un duro, yendo a sitios donde nadie estaba y nos ha tocado, siempre con mucha honestidad, el papel de salvadores. En definitiva siempre hemos hecho lo mismo: restaurar viñedos, replantar viñas originales y mejorar los lugares que intentamos recuperar”.

Restaurando la antigua bodega de La Piñonera, los cimientos de la aventura Pegaso se pusieron hace 20 años en un pueblo de la provincia de Ávila, prácticamente desconocido como Cebreros, concretamente en el cerro de Arrebatacapas, con una viticultura heroica, “lo que en sus orígenes no dejaba de ser una auténtica locura. Hacer un gran vino de garnacha en una zona difícil de trabajar donde la uva se vendía a 30 céntimos. Este mismo año, en 13 hectáreas de viñedo hemos sacado 13.500 kilos de uva, saliéndonos el coste de cada kilo a seis euros”. Pero, aún así, Telmo se encuentra muy satisfecho porque “si hoy en día Gredos tiene un nombre, nosotros hemos sido los pioneros… El vino en España es como una casa del siglo XVI cerrada, en la que vamos abriendo puertas y siempre estamos descubriendo maravillas”.

Vinos PEGASO

PEGASO PIZARRA 2015

Fue el primero de la saga Pegaso y el más significativo de la bodega. Sus siete hectáreas de viñedos de garnacha negra se encuentran en suelos de pizarra sobre roca metamórfica, a una altitud por encima de los 950 metros, hasta los 1.200. Con una crianza de 24/30 meses en barricas de roble francés, es un vino complejo, directo y profundo.

PEGASO GRANITO 2015

Sus viñedos de garnacha negra se encuentran sobre granitos de origen magmático, a una altitud de entre 800 y 1.000 metros. Suelos someros, de textura gruesa y con mucho drenaje. Un tinto mineral, sabroso, potente, con una crianza de 18/24 meses en barricas de roble francés.

PEGASO ZETA 2016

El más sencillo de todos y muy expresivo, elaborado a partir de cepas viejas de garnacha negra (entre 50/70 años), situadas en una mezcla de suelos de pizarra y graníticos sobre una base de roca magmática. Suelos poco profundos de textura gruesa y con mucho drenaje. Crianza de seis meses en barricas de roble francés y otros seis en depósitos de acero inoxidable.

Siguiendo su criterio, “desde un principio la Compañía de Vinos no ha estado sustentada en una enología audaz de un enólogo, sino en el trabajo profundo de un determinado viñedo a partir de un conjunto de sensibilidades, llegando incluso a tardar años en dar forma definitiva al proyecto”. Fiel a esta filosofía empresarial, acaba de entrar en la escena de Pegaso Marc Isart, un viticultor autodidacta, “muy coherente, afín a nuestra sensibilidad y a nuestro lenguaje, y muy válido para dirigir este proyecto”.

Marc seguirá mantenido su proyecto personal en la provincia de Madrid, Bodegas Cinco Leguas, con sus vinos La Maldición Tinto de Valdilecha (tempranillo 80% y malvar 20%), con crianza de cinco meses; el blanco La Maldición Malvar de Valdilecha, con crianza de ocho meses en barrica de roble francés; y un vino de parcela La Maldición Gleba de Arcilla, elaborado 100% con tempranillo, fiel reflejo del terruño del que proceden sus viñedos de 70 años.

Añade tu comentario