Numanthia 2014, un icono fuera de serie

Publicado el 12/06/2018 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

Numanthia 2014_Doñana

El incomparable Parque de Doñana fue el espacio elegido para presentar la nueva y excelente añada de Numanthia.

Por su carácter salvaje y pleno de contrastes, Bodega Numanthia –propiedad del grupo LVMH– eligió el Parque Nacional de Doñana, auténtica joya de la naturaleza declarada Patrimonio Mundial de la UNESCO, para revelar la complejidad de matices y la excepcionalidad del nuevo Numanthia 2014. Otra privilegiada joya, fruto de uvas 100% Tinta de Toro procedentes de 115 parcelas de viñedos ubicados en la DO Toro, en los términos municipales de Valdefinjas, Morales de Toro, Toro y Venialbo, provincia de Zamora, con cepas de 50 hasta más de un siglo de antigüedad.

Un tinto que, ya nada más ver la luz, apunta un potencial y una complejidad muy por encima de las anteriores añadas, gracias a las buenas condiciones climatológicas que favorecieron una maduración perfecta.

Con casi dos años en botella y una crianza en barricas de roble francés, algo más grandes que las habituales, a lo largo de 18 meses, en nariz se muestra muy elegante, complejo y persistente, con riquísimos aromas a frutas negras. Para Lucas Löwi, director general de la bodega, nos encontramos ante “un vino intenso y potente, fresco y con taninos sedosos, que ofrece una explosión de sabores frutales de frambuesa, zarzamora y cereza madura”. En boca destaca su armonía, gran equilibrio y corpulencia, hasta alcanzar un final largo con “una muy fina acidez y notas de moka, setas shiitake y especias”. Un tinto de guarda con mayúsculas, con un precio de 45€.

Tan magnífica ocasión también se aprovechó para presentar el Termes 2015 (DO Toro, tinto con crianza 100% Tinta de Toro), elaborado con las cepas más jóvenes de la bodega, con una edad media de 30 a 50 años, embotellado en junio de 2017.

Un tinto fresco, equilibrado y también muy elegante, de color rubí, que en nariz ofrece una intensidad aromática muy alta a frutos rojos (frambuesa y grosella) y hierbas aromáticas (eucaliptus y tomillo). En boca se muestra vibrante, amplio y redondo, con retrogusto muy intenso. Otra auténtica delicia para el paladar, con los próximos cinco años como tiempo óptimo de consumo.

Añade tu comentario