Hotel ME London, el último “it” de Foster

Publicado el 7/05/2013 por Elena Butragueno - Comentarios (0)

Terraza del Bar Radio Rooftop

Cuando creíamos que se habían acabado los grandes hoteles con firma, llega el ME London diseñado por Norman Foster.

En el corazón de Covent Garden, el distrito de los famosos teatros de Londres, se inauguró en julio de 2012 y después de unos meses de soft openning sale a la palestra bien rodado y a pleno rendimiento. Rodeado de galerías, museos,  tiendas, restaurantes y locales nocturnos, los amantes del arte y el diseño de vanguardia, la cocina internacional y las músicas del mundo son sus clientes naturales.

El hotel se aloja en un edificio triangular, de comienzos del siglo XX, que recuerda al Flatiron de Nueva York. Fue sede del Gaiety Theatre y el restaurante del mismo nombre que también fue hotel, de la central de la empresa Marconi y de la primera emisora de radiodifusión de la BBC.Después de varios dueños y ampliaciones, hoy el ME London devuelve al West End parte del glamour que tuvo.

Situado en la esquina donde se encuentran las calles Strand y Aldwych, los arquitectos han ampliado y actualizado el emblemático edificio y convertido su característica forma de triángulo en un leit motiv que se aplica también en el interior. Esa geometría tienen, por ejemplo, los miradores que sobresalen de la fachada o el bar  que se extiende por la azotea y está siempre lleno. El conjunto está coronado por un tejado abuhardillado y una torre elíptica con una cúpula de cristal, donde ahora se ubica el salón del dúplex de la Suite ME, con una visión panorámica de 360º sobre la ciudad.

El interiorismo combina elementos clásicos y actuales, pero lo más impactante es el potente claroscuro que forman los pasillos revestidos de mármol negro frente al blanco fulgurante de las habitaciones y las zonas comunes.

Influido por la tradición de espectáculos y animación del entorno y concebido para que aquí bulla la vida social, la diversidad de espacios abiertos al público hasta bien entrada la noche llama la atención. En vez de un espacio gastronómico con chef de relumbrón, aquí el restaurante principal es STK, un steackhouse con comedor privado, bar y DJ directamente importado de USA, que nació en Nueva York dirigido especialmente a mujeres como las protagonistas de Sex and the City.

Quizá por ese derroche de espacio dedicado al ocio, las habitaciones minimalistas parecen pequeñas aunque la menor tiene 20 m2 y la mayor roza los 100, con una escala de precios que va  desde 340 a 6.000 libras por noche. Las tarifas incluyen variedad de servicios, como el Aura Manager que se encarga de personalizar la estancia de cada huésped.

Todo esto indoor que fuera se pueden hacer multitud de planes, incluida una ruta por las estaciones más artísticas del metro de Londres, el primero que se construyó en el mundo hace 150 años. Entre ellas, Canary Wharf una de las más futuristas proyectada por Norman Foster y Aldwych, hoy en desuso, en la que se han rodado muchas películas.

De cine es también la nueva tienda de Burberry en Regent Street, revisitar Carnaby Street en busca de sus nuevos locales como el restaurante Ceviche y descubrir el barrio emergente de Shoreditch, de sus graffiti callejeros al bar Callooh Callay, especializado en cócteles con absenta.

Madrid, Barcelona, Cancún, Cabo San Lucas y Londres, los Me by Meliá se extienden por el mundo. Próximo estreno: Viena, en 2013.

 

 

Añade tu comentario