Londres para comilones en 5 claves

Publicado el 8/12/2013 por Maite Corsín - Comentarios (0)

Portada Londres

La revolución gastronómica de Londres se puede recorrer en un fin de semana con direcciones imprescindibles.

Los escasos días de los puentes vacacionales nos amenazan a los foodies con “no me va a dar tiempo a ver todo y necesito saber que voy a Londres a comer bien y a direcciones imprescindibles, a tiro hecho”. Para esos turistas amantes de la comida british, muy sana, de los ingredientes y los mercados sustanciosos, hemos extraído lo mejor para acertar por precio, originalidad y para conocer en un corto recorrido qué se cocina en la City sin sentirse defraudado.

 

1. UN CÓCTEL EN LA GRANJAGRAIN STORE   (38 libras)

Granary Square 1-3 Stable Street (King’s Cross)

Junto a la estación St. Pancras, uno de los espacios culinarios más novedosos y dinámicos de Londres, tanto en decoración, como en cocina y mixología. Un bar-restaurante lleno de ideas sostenibles (aquí se ahorra hasta el agua mineral y sólo se paga una libra por el agua del grifo filtrada en condiciones) y con creaciones del chef francés de moda en Londres: Bruno Loubet, un experimentador de exprimir las verduras en su jugo para ofrecerlas en sabores tan intensos como los de la carne. A Loubet se le puede contemplar desde su tremenda cocina al descubierto, todo un espectáculo de aparejos, olores y equipo en movimiento. Es un torrente de ideas viajeras, especias y salsas de todo el mundo que casan a la perfección con los vinos y cócteles de Toni Conigliaro, un pionero en integrar las bebidas en el mundo de las hierbas o los ingredientes de la cocina. Podemos empezar a segregar jugos con un gin con jerez infusionado con trufa y vermú seco, o un vino blanco con garnacha blanca y pimienta negra.

Grain Store

Nos tienta también con arrojo una bebida con mantequilla tostada, licor de heno y champagne. De aperitivo, unas croquetas de setas con piñones y de segundo un chilli con verduras y arroz salvaje, un chorizo vegetariano, u otra de las delicias que mezclan Mediterráneo con Oriente y África: ensalada de naranja, hummus de judías, pita de remolacha…. Hay carne o pescado para los amantes de las proteínas, pero menos y siempre de productores de granja. De hecho Grain Store ha recibido el sello como el mejor Restaurante sostenible por Sustainable Restaurant Association. Aquí hasta las porciones y los precios de los platos están medidos para que no se desperdicie nada. De hecho uno termina muy satisfecho, a pesar de las ganas que abre el carrito de quesos que pasea por todos los pasillos de este granero polifacético donde se respira el mejor ambiente “cosmo” de la ciudad desde la mañana con el brunch hasta bien entrada la noche.

 

2. COCINA EN VIVO, GADGETS Y BOLLOSRECIPEASE Jamie Oliver

92-94 Notting Hill Gate/48-50 St. Johns Road

Bienvenidos al mundo Jamie Oliver en plena efervescencia y realismo, en esta ocasión en uno de sus templos con apariencia de oficina en el exterior, en pleno corazón de Nottingham Hill. Cocineros en pruebas que pasan a cuchillo hojas de roble, amasan los panes del día o preparados en todo momento para hacer una clase en directo y mostrar cómo se corta un filete o se hace un perfecto sushi.

Recipease Nottingham Hill

La tienda es un compendio de utillaje de cocina, merchandising del televisivo chef, sus libros, of course, y un sinfín de productos recién envasados para llevarlos a comer a casa. En la parte de arriba, sus fans y nosotros nos acomodamos para comer un lunch a base de huevos pochados, salchichas de primera o verduras asadas y terminar con unas deliciosas tortitas con sirope de ágave y plátano. Jamie Oliver ha traspasado la pantalla para llegar a nuestros corazones. Cada plato a precios comedidos nos sale desde 4 a 9 libras.

 

3. LONDRES TIENE “SUPER” MERCADOBOROUGH MARKET

8 Southwark St (London Bridge)

Verduras orgánicas de huerto

Los que no se crean que Londres tiene mercado de abastos, que se dejen impresionar por este mercado que nació en el siglo XVIII y que con el empeño de algunos productores de antaño se ha mantenido vivo. De 10 a 5 de la tarde, 100 puestos bajo cubierta y sus aledaños ofrecen panes artesanos, quesos ingleses, franceses, españoles, verduras, ostras o carne de raza local que conviven hasta con las latas de sardinas españolas en la tienda Brindisa. En 1988 Monika Linton se aventuró en este negocio a importar todo tipo de conservas nacionales y hoy es un espectáculo de jamones, encurtidos, quesos y frutos secos con origen.

A medio día, abre su carrito para ofrecer sus famosos rolls de chorizo con pimiento morrón. Como tantos vecinos mercaderes de los veteranos, como Northfield Farm, que a la hora del lunch preparan bocadillos de ternera con mostaza y pepinillos. No continuamos por si hay amantes de los curries o hamburguesas con carne de raza, hay muchísimo donde elegir.

Una parada casi obligada es también la tienda de quesos Neal’s Yard  Dairy (6 Park St.), una cava tremenda para rememorar las queserías de antaño y conocer de cerca todos los quesos del Reino Unido.

Vinopolis

Seguimos muy cerca de este mercado lleno de vivencias y productos. No hace falta ser un entendido en vinos para acercarse a Vinopolis junto al Borough Market. Una exposición de vinos de todo el mundo divididos por estilos de sabores, derroche de didáctica y múltiples cenas y actividades en su interior para probar bocado con los vinos en oferta o hasta con una extensa carta de champagnes. Su taberna chic Wine Wharf cuenta con 200 vinos de todo el mundo y la mención de mejor vinoteca de Londres por Time Out. Comer sus platos de pato a la francesa o cordero a la brasa con unos vinos (botella por 27 libras) puede costar unas 40 libras (el menú). 

 

4. STREET FOOD POR EL MUNDOSUNDAY UPMARKET ELY’S YARD BRICK LANE

The Old Truman Brewery . 15 Hanbury St. (Shoreditch)

Hay cada vez más mercados de comida callejera de calidad y productores concienciados con los ingredientes saludables como el Berbick St. Market en el corazón del Soho o el colectivo Kerb que se reúnen en King’s Cross. Todos son una buena solución para comer a mediodía a estupendos precios. Pero especialmente deslumbra por su diversidad y globalidad de cocinas el mercado de Brick Lane, en el barrio de Tower Hamlets (East End de Londres), todo un mercadillo de olores, especias, ropa vintage y artesanía. Sólo en domingo, un pabellón inmenso de puestos con suculentos platos elaborados y llenos de tradición te esperan preparados para el take away, por el cual atravesamos el mundo entero pasando por Vietnam, Japón, China, India, el Caribe, Marruecos, México, Argentina… un microcosmos que continúa en otros callejones de este barrio plagado de restaurantes indios a las afueras que se afanan por llevarte al huerto ante tamaña tentación de otros lares y competencia.

 

5. LONDRES TIENE SUS CALDOS Y CALLOSST. JOHN  (55 libras)

26 St. John St. (Smithfield)

Toda una institución y sabor british en esta capital, donde lo difícil es encontrar una buena casa de comidas que no sea un pub legendario o un restaurante que no sea bistrot con aires franceses. El cocinero televisivo Fergus Henderson y el creador del Wine Wharf (Trevor Gulliver) restauró en 1994 un antigua ahumadería de jamones y bacon junto al mercado de Smithfield y conservó los techos altos y el horno. Ambos apostaron por construir un restaurante casero con una barra, un horno de pan y salones para comer platos clásicos con todas las entrañas del cerdo, el conejo o el pato. Recetas antiguas que cocina a fuego lento con verduras frescas y salsas muy light y jugosas. Su éxito les ha conducido a crear otros locales en hoteles, wine bars, panaderías ambulantes en Druid St. … como su emblemático bar de vinos y panadería (la máxima de Ferguson es que el pan es tan necesario como los cubiertos) St. John Bread and Wine Spitalfields (94-96 Commercial St.), donde las raciones preparadas en el momento y el desayuno a base de tostadas con miel, porridge y ciruelas, como el sandwich de bacon fresco son un imprescindible.

St. John Bread & Wine

 

Y una de propina, EL UNIVERSO CHEESE: LA FROMAGERIE

Highbury Park N5/Moxon Street (Marylebone High St.)

¿Donde es posible desayunar, merendar o tomar un café entre lácteos? Aquí salen tablas de quesos vistosas y cremosas, vinos dulces y  tartas de ricotta al mismo tiempo.

The Fromagerie

Un gustazo para apasionados del queso en todas sus variantes. La Fromagerie conjuga tienda de verduras y frutas, pastelería, bar con mesa larga para compartir semejantes maravillas con queso de Banon, Provenza, Savoie, Tomme de Corse, Reblochon, terrinas de foie con una sidra y pan de almendras marconas, y lo mejor: desde la mañana a la noche. Lo más divertido es que podemos tomar hasta un sandwich con bacon y tomate ketchup casero o unas alcachofas moradas de España con aceite de oliva virgen. Se lleva lo temático, experiencial y estacional.

 

 

 

Añade tu comentario