La Gallineta, para “comerse” el Cabo de Gata

Publicado el 17/08/2018 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

La Gallineta Restaurante

Los autodidactas también tienen mucho que decir en los fogones, como lo demuestra David Corbi en La Gallineta.

Dentro del almeriense parque natural del Cabo de Gata-Níjar, la pequeñita localidad de El Pozo de los Frailes acoge una auténtica sorpresa para tus papilas gustativas, el restaurante La Gallineta, donde el cocinero autodidacta David Corbi, junto a su pareja Cristina Betancourt, ejercita una cocina creativa en su afán de “montar pequeñas historias a través de la comida”.

Historias muy ligadas a la tradición gastronómica mediterránea y a sus experiencias viajeras por países como Japón, Tailandia, Chile, Bolivia, Perú, Camboya… hasta conformar propuestas tan sugerentes y atractivas como sus magníficos dados crujientes de tofu con salsa de jengibre y fondillón estilo Kagoshima, el jugoso atún marinado estilo camboyano con un toque de guindilla y lima, los cremosos ñoquis uruguayos con carne de ternera estilo criollo, el crujiente de pescado al estilo Estambul con salsas de cebollino, tomate con fresa y lima picante o el restelleante carpaccio tibio de gamba roja con salpicón de frutas tropicales.

Su nacimiento en Almería y crianza en Alicante se trasluce en platos muy arraigados a estos terruños, como el cherigán (tapa muy típica de Almería ofrecida en una rebanada de pan cortada al bies y tostada) de atún con alioli de trufa y de remolacha, el ajo blanco de piñones con sorbete de melón, los lomos de sardinas ahumadas aliñados con tomate de temporada  o el esgarraet (plato popular de las tierras valencianas) de verduras al horno y láminas de bacalao ahumado.

Y, por supuesto, el arroz, una de las grandes estrellas de sus fogones, con un espectacular abanico de sugerencias: de cerdo ibérico con miel, clavo y romero, de miso con algas y katsuobushi, de gambas rojas de Almería, del Senyoret… y dos auténticas exquisiteces: el arroz negro con chipirones y algas y el de lima kaffir y atún marinado.

El magnífico hacer de David también se deja sentir en el capítulo de postres, con tentaciones tan apetitosas como el hojaldre de manzana caramelizada con helado de canela o la tarta de queso Idiazábal con mousse de higo al Pedro Ximénez. Todo ello armonizado con una interesante carta de vinos. Qué más podemos pedir en medio de este paisaje tan sobrecogedor e impactante!!

Precio medio: 35/40€

Artículos relacionados

Añade tu comentario