La Azotea de María, paraíso gastroconilero

Publicado el 5/07/2018 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

La Azotea de María

Espectacular cocina de proximidad, plena de honestidad, imaginación y mucho cariño al producto.

El laberinto de pequeñas calles y callejones que compone el centro histórico de la localidad de Conil de la Frontera esconde un verdadero paraíso de la gastronomía gaditana, La Azotea de María, donde la sevillana María Triana oficia una cocina de autor, pletórica de imaginación y actualidad, en un entorno muy acogedor y colorista. Bajo una clara filosofía: “Cocina de proximidad, artesanal y sencilla, con la que quiero expresar lo que sé hacer”.

Para tal fin, se sustenta en las infinitas posibilidades que ofrecen los excelentes pescados de la Lonja de Conil, las carnes de vaca retinta procedente de la Comarca de La Janda que pasta en libertad todo el año, y la rica huerta de la zona con sus tomates rosa, pimientos, habichuelas pías, habas, alcauciles, guisantes… ofreciendo una carta muy original y, a su vez, con un profundo respeto al producto y una extraordinaria relación calidad/precio.

Propuestas que transmiten cariño al producto, sin enmascarar su sabor, tan imprescindibles como sus cremosas croquetas de hinojo con un pequeño toque de anís; la sorprendente causa conileña elaborada con boniato, queso fresco, mojama y pimiento seco con un toque de cilantro; el delicado lomo de caballa de Barbate con pimiento seco en su jugo, cocinado a baja temperatura; para continuar con una deliciosa ensalada de melón a la hierbabuena con semimojama de atún de almadraba y almendras fritas o los espléndidos puerros asados con vinagreta y salsa romescu. Tampoco puedes perderte sus gustosísimas albóndigas de ternera en amarillo con caldito de azafrán y cúrcuma o su bacalao al vapor al ají amarillo sobre hoja de bambú con piriñaca y endivias.

El buen hacer de María también se deja sentir en sus propuestas de atún de almadraba, el gran protagonista de esta costa, con un soberbio solomillo de atún caramelizado con azúcar moreno y romero, servido sobre una base de humus con ‘tierra’ de naranja y de limón que se te deshace en la boca.

Y para los paladares más adictos un menú degustación  compuesto por ventresca de atún en manteca ibérica, melón con semimojama de almadraba casera, tartar de atún, aliño de parpatana con tomates cherris y cebolletas frescas; y lasaña de atún y pisto de hortalizas. De postre, piña infusionada al hinojo con helado de leche de coco.

Todo ello armonizado, si quieres, con vinos del Marco de Jerez, auténticas delicias. ¡El culmen del paraíso!

Precio medio: 25/30€.

Artículos relacionados

Añade tu comentario