Gran Clavel, ADN gastronómico madrileño

Publicado el 19/12/2017 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

Casa de Comidas_Gran Clavel_Pavías de bacalao ©Pablo Gómez-Ogando

Casa de comidas, vermutería y bar de vinos. Novedoso trío para reivindicar la identidad gastronómica madrileña.

En plena Gran Vía madrileña, con una firme apuesta por el más auténtico recetario tradicional de Madrid, acaba de abrir sus puertas Gran Clavel. Un proyecto del Hotel Iberostar Las Letras Gran Vía, que reúne en un mismo espacio casa de comidas, vermutería y bar de vinos, bajo la asesoría gastronómica de Ansón&Bonet, y comandado en los fogones por el chef Rafa Cordón.

En La Vermutería te encontrarás con una amplísima oferta de vermuts y cervezas artesanas de Madrid para deleitarte con una rica ensaladilla rusa, croquetas, callos a la madrileña, albóndigas de ternera y, cómo no, la siempre ansiada tortilla de patata; además de montaditos de bonito y ensaladilla o el de salchichón ibérico con tomate y piparra. ¡Ojo! todos los embutidos y quesos proceden del puesto de Octavio del muy cercano Mercado de San Antón.

La crema castellana, los puerros a la brasa con chantarelas y parmesano, el conejo y verduras en escabeche, las cocochas de bacalao en salsa verde, el guiso de rabo de toro, el besugo a la madrileña, los callos con garbanzos y el cocido madrileño (sábados a mediodía) forman parte del cúmulo de tentaciones apetitosas que, sin lugar a dudas, te provocarán en La Casa de Comidas. El pecado goloso culmina con su cuajada con miel, fresas con nata o la mousse de chocolate con barquillo.

El Bar de Vinos, con más de 70 referencias, cierra este singular trío gastronómico con sus opciones por copas, con el vino de Madrid y de La Mancha como grandes protagonistas, junto a cavas y champagnes, generosos y dulces, blancos y rosados. En su carta de vinos, etiquetas en alza como los madrileños Uvas Veloces-Valle del Jarama o La Maldición de Madrid, junto a Tragaldabas de Salamanca, o Gallinas y Focas de Mallorca; además de valores vinícolas clásicos como Viña Gravonia, Chivite Colección 125, o Mauro. Para acompañar tan atractiva oferta, las sugerencias abarcan desde ensaladilla rusa con lascas de pulpo, patatas bravas con salsa de chipotle o calamares rebozados con alioli de lima, hasta coliflor asada, huevos fritos con espárragos y jamón, cazuela de mejillones, langostinos al Pil Pil, o saam de boquerones con mayonesa de kimchi. De sus fogones también salen platos tan tradicionales como macarrones al horno con chorizo o su filete ruso. De postre, dos tartas –de queso y de chocolate– y otro clásico, el helado de corte.

Añade tu comentario