Entre Latas y sus conservas gourmets

Publicado el 7/04/2016 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

ENTRE LATAS

¿Hay algo tan inmerso en nuestra cultura como las conservas? Entre Latas suma enteros con sus delicatessen.

Rescatadas de su estatuto de “comida de recurso”, las conservas se han reafirmado como una de las tendencias gourmets del momento. Y ahí tiene mucho que decir Entre Latas, proyecto emprendido el pasado año en Barcelona, en el pujante barrio gourmet de Sant Antoni, por Paola Fornasaro, diseñadora gráfica italiana, quien decidió poner en pie su gran pasión por estos deliciosos productos enlatados que van mucho más allá de los mejillones en escabeche, las sardinillas o el atún en aceite de oliva.

En su oferta por encima de los 500 productos enlatados, podrás encontrar conservas tan sorprendentes como mejillones con jengibre y pimientos de Espelette, caracoles de mar con pimientos asados y limón, almejas rosadas con compota de tomate deshidratado y cebollas, paté de trucha con vino de Oporto, fabes con oricios y setas e incluso, en breve, paté de cocodrilo, cebra o ñu. Eso sí, las grandes estrellas en demanda continúan siendo el cassoulet au canard, las almejas con sake, los mejillones con algas y las sardinillas con todo tipo de preparaciones.

En los anaqueles de Entre Latas, Galicia, Asturias y Navarra ostentan un gran protagonismo como “reinas de las conservas en España”, sin perder de vista otro buen número de conservas con las que montar el aperitivo perfecto o improvisar una cena más que original procedentes de Francia y Portugal, además de México, Estados Unidos, Islandia, Italia o Gran Bretaña.

En su pasión por la excelencia, Paola no duda en resaltar como verdaderas joyas para el paladar desde los pimientos asados o yemas de espárragos de la logroñesa Conservas Gourmet 1984 y las sardinas en paté de olivas de la marca francesa La belle-iloise, hasta los calamares rellenos de la portuguesa La Góndola o las delicias presentadas por la conservera asturiana Laurel como el jabalí con setas, el pote asturiano o el codillo con salsa de mostaza.

Para cerrar el círculo de tamañas exquisiteces, también ofrece un surtido de panes tostados, cervezas artesanas y, cómo no, un rico vermut Sardino de la destilería viguesa Casa Da Ponte.

Añade tu comentario