Enoteca Brut y Brut Nature de Gramona

Publicado el 20/12/2013 por CBD - Comentario (1)

Enoteca Gramona

Gramona, firma más que centenaria en la elaboración de cavas, acaba de lanzar los cavas Enoteca Brut y Enoteca Brut Nature con 12 años de crianza. Todo un hito en su historia.

La familia Gramona, siempre fiel al principio de que la excelencia en los vinos espumosos está repartida a partes iguales entre el paisaje –tierra, clima y hombre– y la larga crianza (en contacto con levaduras en botellas colocadas en rima, tapadas con corcho natural), acaba de lanzar los cavas Enoteca Brut y Enoteca Brut Nature con 12 años de crianza.

Toda una hazaña emprendida por Jaume y Xavier Gramona en 1999 bajo el desafío de llevar la crianza a extremos hasta hoy desconocidos por el aficionado. Así nació en la cosecha 2000 Enoteca Gramona, el primer cava destinado a pasar sistemáticamente de los 10 años. Y un broche de oro para su amplia experiencia demostrada en cavas de larga crianza como el III Lustros (7 años), el Celler Batlle (9 años), e incluso su cava más popular, el Imperial, que con 4/5 años de crianza resulta al paladar complejo y fresco a la vez.

Enoteca Brut está concebido para los aficionados que buscan el carácter de la tierra y su entorno en cada copa. Y el Enoteca Brut Nature para aquellos que creen en el espumoso como el mejor elemento para dar placer y exaltar los sentidos, en este caso apoyándose en el exclusivo “dosage” de Gramona a base de vinos de soleras que aporta ese toque de perfume irrepetible tan presente en la iconografía del vino espumoso.

Si queremos esperar a su disfrute, la casa garantiza una permanencia de varios años al comprobar sobradamente que evoluciona con una elegancia y complejidad inusual después de salir de la bodega, conservando el frescor que debe tener todo gran espumoso.

Precios: Enoteca Brut Nature, 120€ y Enoteca Brut, 130€.

 

1 Comentario

  • ZanettageishaAdityaputri - Publicado el 18/09/2014 03:39

    Dicen que detrás de un gran vino está el erfueszo de muchos, cientos y quizá miles; qué honor deleitarse con la copa de los dioses, en destapar un vino está la conquista esperada por cada año que ha marcado la espera, pero vale la pena. Las palabras faltan, las sensaciones sobran, pero el compartirlo con la gente, el gusto por aquello es indescriptible... hasta imposible. Me gustaria sentir todo aquello porque las palabras me quedan cortas. Felicidades inspiradora, buena amada de los vinos.

Añade tu comentario