Alejandro Montes, el “corazón” gourmet de Mamá Framboise

Publicado el 22/04/2014 por Ángeles Cosano - Comentarios (0)

ALEJANDRO MONTES

Su vocación como pastelero y maestro chocolatero le llevó a crear Mamá Framboise. Una pastelería de aires franceses, que ya se ha convertido en un santuario de peregrinación para los golosos y no tan golosos paladares madrileños. Ahora su “masa pastelera” cogerá volumen en su nuevo establecimiento de Platea Madrid, un espacio que revolucionará el ocio gastronómico de esta ciudad.

Un desayuno para no olvidar ¿dónde y que tomarías?

Por supuesto en Mamá Framboise. Capuccino con una crema impecable, zumo de zanahoria y un croissant de praliné de avellanas.

Se te conquista el estómago con…

Con cualquier plato que se haga con cariño. Siempre estoy dispuesto a probar cualquier cosa bien hecha. Me dejo conquistar con facilidad, gastronómicamente hablando.

Como buen asturiano, ¿dónde has comido las mejores fabes con almejas de tu vida?

En mi casa, mi madre las hace de vicio.

¿Y el mejor rape?

En Asturias hay muchísimos lugares donde preparan un “pixín” de lujo. Cualquier lugar costero, como por ejemplo en Lastres, puedes encontrar maravillas de rape.

Un  local de mercado

Me encanta el mercado de Chamartín donde los hermanos Peña tienen productos casi de otro planeta, desde carnes hasta productos gourmet excelentes. También en el mercado de San Antón, Octavio tiene maravillas gastronómicas y, cómo no, en Platea, con su próxima apertura seguro que será otro de mis favoritos.

Tres productos gourmets que nunca te fallan

Brie trufado, jamón ibérico de bellota y chocolates Valrhona.

Tu “adicción” gastronómica más sibarita

Cualquier plato con trufa me encanta si hablamos de “sibaritismo”, pero una buena fabada asturiana para mí es un lujo absoluto.

Un postre para el que siempre encuentras hueco

Nuestra tarta de chocolate elaborada con cacao de Madagascar. Tiene un punto de acidez maravilloso.

Cena romántica para dos ¿dónde y cuál sería el menú?

En mi casa, un poco de parmesano añejado y salchichón de trufa para empezar. De primero unas coquinas a la sartén, para seguir con un chuletón de buey bien añejado acompañado por puré de patatas y mantequilla noisette con unos espárragos verdes a la plancha con aceite de oliva cornicabra y flor de sal. ¿Y de beber? una botella de vino tinto Dehesa de Los Canónigos. Como colofón, unas trufas de frambuesa y chocolate de la nueva colección Alejandro Montes Chocolatier y, por supuesto, una copita de Veuve Clicquot Brut.

Tu chocolate más especial procede de…

Madagascar, donde se obtiene un cacao con un punto ácido espectacular a partir del cual, bajo mi opinión, se consigue quizás el mejor chocolate negro del mundo.

Añade tu comentario